mis cuentos

Tom

Hola, soy un pequeño ternero y me llamo Tom. Mi madre es una vaca, se llama Tina, y me enseña día a día como es la vida en la sociedad vacuna. Todos aquí nos conocemos, nos saludamos y nos reconocemos por el olor y las manchas en nuestro lomo. Los más chicos somos muy felices correteando todo el día por el campo con los demás terneros, mis grandes amigos. Mi madre me alimenta con ternura regalándome todos los días su rica leche, así como las demás vacas hacen con sus hijos cuando son pequeños. Pero a medida que vaya creciendo ya no necesitaré más de la leche y comeré solo el pasto como hacen todas las vacas. 

Sigue leyendo “Tom”
mis cuentos

Libros en llamas

Todo comenzó una noche ardiente de verano cuando mi biblioteca entera se incendió. Yo volvía de mis vacaciones a la mañana siguiente y al llegar el espectáculo me hizo helar la sangre: todos y cada uno de mis amados libros estaban envueltos en llamas. Lo lamenté tanto que luego de apagar el fuego ni siquiera quise tirar los despojos que quedaron, sino que preferí mantener todo tal cual, con la esperanza de que pudiera ocurrir un milagro que volviera el tiempo atrás y que me diera la posibilidad de llegar a tiempo para apagar el incendio.

Sigue leyendo “Libros en llamas”
mis cuentos

El volcán de Nibulú

Había una vez un apacible pueblo en los confines del universo, llamado Nibulá, que quiere decir “el sol en lo alto”.

Un día se reunieron por un problema que los preocupaba a todos: las cartas sin responder se acumulaban en sus casas en cada rincón y escondrijo, y por más que intentaran guardarlas hasta en los techos, las cartas surgían como hormigas de un hormiguero. Y todos tenían alguna carta que habían olvidado contestar, ya que la rueda de la vida giraba muy rápido y no querían dejar de disfrutar de los placeres cotidianos respondiendo una simple carta.

Sigue leyendo “El volcán de Nibulú”
mis cuentos

Mi visita al planeta H

¿Qué tengo para decir sobre mi visita al planeta H? Allí, entre altas montañas y amplios valles, la vida parece transcurrir con una armonía singular entre sus habitantes. Ellos conforman tres grandes grupos: por una parte están los Ammons, que habitan las llamadas Tierras altas, planicies de las montañas; por otra parte están los Buellers, que habitan las llamadas Tierras bajas, amplios valles entre las montañas; y por último están los Camminantis, taciturnos seres que deambulan por todo el planeta sin un fin o destino aparente.

Sigue leyendo “Mi visita al planeta H”