mis cuentos

La mosca

Era pleno verano, la temperatura subía y a la tarde no tuve más remedio que abrir las ventanas de par en par, arriesgándome sin remedio al ingreso indeseado de los eternamente molestos moscas y mosquitos. Finalmente pude sentarme a descansar en mi sillón frente al ventanal del comedor, luego de una larga y cansadora jornada, cuando no había terminado aún de ponerme cómoda y veo a una mosca entrando tranquila y confiadamente por la ventana que se encontraba exactamente frente a mí.

Seguir leyendo «La mosca»