La hoja en blanco

Desde niña se conmovía al observar la inmensa, generosa y algo misteriosa hoja en blanco. Sus manos pequeñas inventaban mundos de coloridas aventuras, de infinitas formas entrelazadas que bailaban entre sí, buscando quién sabe qué cosa. Sus dibujos la acompañaron hasta que sus labios se despertaron al presentir un beso, o hasta que debió ayudar a su familia, o más adelante, porque tal vez en el mundo poblado de edificios y de semáforos, ya no eran importantes sus dibujos, como cuando niña. En la hoja en blanco cabían universos, había magia, todo era posible mientras hubiera espacio para colorear, luego se tomaba la siguiente hoja y comenzaba nuevamente el ritual.

Cuando acudió a la escuela de bellas artes, luego de algunos episodios extraños, como la entrada de una vaca al salón de clases, o la creación de cuchillos a puro golpe de martillo en una fragua, o la simulación del sistema de riegos del Egipto antiguo mediante el río Nilo, ella desistió. No hubieron hojas en blanco prometedoras esta vez, y en vez de ellas, había que ponerse a estudiar y pensar en el porvenir, en el trabajo, en las cosas importantes de la vida. Más tarde su madre le contó, casi por casualidad, que ella se había inscrito también en esa misma escuela, y que por cuestiones de la vida, también había desistido. Casualidades tal vez.

Pero a pesar de los pétalos de rosa y de las espinas que le había regalado la vida, la hoja en blanco le seguía despertando curiosidad y misterio. En sus espacios vacíos, cuando la vida la apartaba de la vida, crecieron desobedientes hojas en blanco, y ella las llenaba de luces, de trazos y tonalidades. Se preguntaba si tal vez habría una nueva oportunidad para sus dibujos, en alguna parte del mundo, o si eran solo para ella, cual mensajes del más allá, con quién sabe qué propósito. También se preguntaba los porqués de la vida, sabiendo que en algún sitio estaban todas las respuestas juntas, y que nada era en vano, tampoco sus dibujos, tal vez.

Las hojas en blanco de su vida se alternaban con hojas a color, en las cuales creía que ya todo estaba resuelto, hasta que el color era absorbido por la hoja que tenía en frente, y a partir de ese instante, nada podía hacerse, salvo tomar esa hoja en blanco, observarla, y esperar. Esperar, intuir lo que esconde la hoja, robarle su corazón, para luego devolvérselo, transformado en ángel, árbol, rosa o lágrima.

¿Qué será de las hojas en blanco, – se preguntó una tarde lluviosa de verano -, si no se las observa con ojos de niño, con la ansiedad de descubrir el tesoro escondido, buscando las tonalidades que combinan con su corazón? ¿Qué será de ellas – prosiguió, – se irán en un sucio contenedor de basura, hacia quién sabe qué destino infame, desprovistas de miradas e ilusiones?. ¿En esta selva de cemento, no serán las hojas blancas las que resuciten mis manos y con ellas mi alma, y tal vez las miradas y almas de quienes las vean?. Blancas promesas, tesoros escondidos, o simples hojas que vuelan llevadas por la brisa de una tarde de primavera frente al mar, esperando su destino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Estadísticas del blog

  • 52,121 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 72 seguidores

Follow una terrícola on WordPress.com
fulanitoviajero.com

Otro sitio realizado con WordPress

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Vivir en Salud y Bienestar Naturalmente

¡ Bienvenid@ a disfrutar de una mayor calidad de vida !

ScritoradeletraS

Letras convertidas en palabras para soñar y volar

Cuasipoemas

por Eric Urias

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

MIS RELATOS CORTOS

Relatos más o menos cortos.

Mil y una poesías

Un lugar para todo aquel que ame la poesía, quiera deleitarse con mis poemas y sentir la belleza de las palabras en su interior.

una terrícola

reencontrarnos para reconocernos, reconocernos para reencontrarnos

El Ático del Alma

Tu corazón es libre ten el valor de escucharlo

Apuntes del Capitán Desperado

Mis vivencias, reflexiones y poesía.

NoEsUnCuento

¿Crees que no puede ser?

Hojeando Vida

Como una tarde de sábado para respirar emociones y vivir las verdades.

soy lo que soy

Mi mundo atravez de fotografías, arte y letras ~❤️~

THE BIG BLOG THEORY

Uno es lo que ama, no lo que le ama.

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

nadaytodopersonal

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

A %d blogueros les gusta esto: