El águila y la paloma

Desde que tengo recuerdos, he vivido en la comunidad paloma, la que está en la entrada al pueblo, por el camino del valle del olvido. Mis hermanas me han cuidado y tratado como una más, enseñándome a volar, a mí, una gran paloma, que por algún motivo olvidó las lecciones de vuelo. Biggie es mi nombre, tal vez por mi tamaño desmesurado, al lado de los demás tan elegantes y de armonioso andar.

Mi mejor amiga, Palmy, me acompaña en mis vuelos matutinos, donde buscamos restos de comidas para picotear. El pueblo siempre nos deja un buen plato nutritivo diario, pero tenemos que rebuscarnos, recorrer y husmear en la tierra hasta lograr llenarnos el estómago. Los insectos también nos resultan apetitosos, sobre todo a mí, pero ellos saben huir, por lo cual preferimos las sobras de los humanos.

La vida paloma es agradable, nos contamos nuestras inquietudes, nuestros logros, nos alegramos cuando nacen los polluelos, cuando aprenden a volar en medio de torpes intentos, hasta verlos volver con aire triunfal. Volamos juntos a conocer nuevos parajes, para luego volver a nuestra fuente de sustento.

Sin embargo, desde hace un tiempo, hay algo que me inquieta, todos en esta comunidad, al llegar a una edad madura, nos unimos a alguien especial. Yo, por algún motivo que desconozco, no conozco aún a ese ser especial. ¿Por qué? Tendrá que ver mi tamaño desmesurado, mi poco armonioso vuelo en cortas distancias, o mi ansiedad por volar más alto, lo cual es considerado una tontería?.

Buscando satisfacer mi instinto de conocer la verdad, acudí a la Gran Paloma, pensando que me sacaría mis dudas rápidamente.

– Gran Paloma, soy Biggie, he venido a pedirte tu ayuda

– Adelante hermana, eres bienvenida.

– Gracias.

– Puedes comenzar.

– Pues, es que… yo… me siento diferente a mis hermanas palomas, y …

– Y quieres saber la verdad sobre ti, no es cierto?

– Exacto, quiero saber quién soy.

Luego de unos instantes, en que la Gran Paloma observó a lo lejos, y aspiró una gran bocanada de aire, contestó:

– Desde hace tiempo estoy esperando este momento, querida Biggie. Como habrás notado, tu tamaño no es el de una paloma, tampoco tu forma de volar, ni tus gustos al alimentarte.

– Así es…

– Si bien todos te tenemos como a un miembro más de nuestra comunidad, las palomas sabias sabemos quien eres, de donde vienes, y, también, hacia donde vas.

– Aha, y me lo vas a decir? – La Gran Paloma hizo una pausa y prosiguió:

– Claro, pero solo una parte, el resto lo descubrirás tu misma. Pero no temas, estás preparada para eso. – Hice silencio, pues mi ansiedad por saber la verdad me abrumaba.

– Así que, ha llegado el momento de que sepas tu verdadero origen: eres un águila, no una paloma, mi querida Biggie.

– ¿Como? no soy una paloma como las demás? un águila? como son las águilas? y.. como llegué aquí?

– Tranquila, todas tus inquietudes serán satisfechas en tiempo y forma. Las águilas son unas aves magníficas, que vuelan en lo alto, anidan en las montañas, y son las dueñas de las alturas.

– Y ellas no se mezclan con nosotros, con nuestra comunidad? como di a parar aquí?

– No, querida, ellas no se juntan con nosotras, son orgullosas de su poder en las alturas, y tienen razones para ello. Y a tu pregunta de como llegaste aquí, pues has caído en medio de un largo y ambicioso vuelo, en el que tal vez quisieras atraer a un posible ser especial.

– Así que he caído en medio del vuelo? y qué me puede haber hecho caer?

– No lo sé, querida, tal vez haya sido tu deseo de trascender más allá de tu capacidad. Todos tenemos un límite, aunque está lejos de lo que hacemos a diario, pero existe, y si te acercas demasiado a él, pues la vida te hace un guiño, para que sepas que hay algo más fuerte que tu en el mundo.

– Aha, creo entender, yo tal vez quise demostrar mis habilidades en el vuelo, y fue tal el deseo de volar alto y hacer piruetas difíciles, que la vida me tocó para que supiera que no todo es mi voluntad, sino que hay algo más arriba que ella, y esa es la fuerza que lo mueve todo. No es así?

– Así es hermana Biggie, tu tal vez llenaste el cielo de hermosos vuelos y piruetas, ansiosa de demostrar al mundo tu capacidad, y en un penoso instante, te viste cayendo al duro suelo, sin saber porqué.

– Y voy a descubrir qué exactamente me hizo caer del cielo?

– Tal vez, pero eso no es lo más importante, como el hecho de saber quién eres en realidad.

– Ahá, soy un águila, he caído en una comunidad paloma, he hecho amistades y he aprendido a ver el mundo como una paloma. Si bien tengo lo que necesito para vivir, no puedo prosperar aquí, pues he descubierto que este no es mi lugar.

– Exacto, querida Biggie.

– Gracias, Gran Paloma, siempre recordaré tu valiosa ayuda.

– Y nosotros te recordaremos a ti, Gran Biggie.

Y así fue que me despedí. Grandes interrogantes aún rondaban mi mente, pero lo más importante estaba claro: mi vida de paloma ya no tenía sentido, una nueva vida me esperaba. Así que miré a lo alto, y observé a dos águilas surcando el cielo. Tal vez fuera hora de partir. Me sentía con ganas de vivir mi verdadera vida, pero ¿lograría sobrevivir? tal vez si, tal vez no…

Sentí que ya era hora de probar mi vuelo, tal como veía hacerlo a los polluelos, riéndome de sus intentos, y sintiéndome orgullosa de su logro final. Adiós hermanas palomas, siempre las recordaré en lo más profundo de mi corazón.

Y sentí dentro una voz que me decía: Arriba, Biggie, tienes una misión que cumplir, y recuerda, las demostraciones de audacia tal vez sean para aquellos que aún no saben quienes son. Tu ahora lo sabes. Sé feliz.

***

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. soy lo que soy
    May 25, 2014 @ 21:46:47

    Bien por Bigy!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Estadísticas del blog

  • 52,080 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 72 seguidores

Follow una terrícola on WordPress.com
fulanitoviajero.com

Otro sitio realizado con WordPress

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Vivir en Salud y Bienestar Naturalmente

¡ Bienvenid@ a disfrutar de una mayor calidad de vida !

ScritoradeletraS

Letras convertidas en palabras para soñar y volar

Cuasipoemas

por Eric Urias

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

MIS RELATOS CORTOS

Relatos más o menos cortos.

Mil y una poesías

Un lugar para todo aquel que ame la poesía, quiera deleitarse con mis poemas y sentir la belleza de las palabras en su interior.

una terrícola

reencontrarnos para reconocernos, reconocernos para reencontrarnos

El Ático del Alma

Tu corazón es libre ten el valor de escucharlo

Apuntes del Capitán Desperado

Mis vivencias, reflexiones y poesía.

NoEsUnCuento

¿Crees que no puede ser?

Hojeando Vida

Como una tarde de sábado para respirar emociones y vivir las verdades.

soy lo que soy

Mi mundo atravez de fotografías, arte y letras ~❤️~

THE BIG BLOG THEORY

Uno es lo que ama, no lo que le ama.

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

nadaytodopersonal

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

A %d blogueros les gusta esto: