Todos en la mira

Estaba esperando mi número en la oficina de desarrollo social, cuando un muchacho llegó y me preguntó por qué número iban. Le contesté que por el 84, y cuando observé su rostro, vi que tenía una cicatriz que le dividía la frente. Me quedé inmóvil. Más allá de eso se veía delgado, pero saludable y de buen ánimo. Y entonces me dijo: “querés saber que me pasó?”, y me contó que estuvo preso, y que su marca en la frente era para el como un recordatorio, para no olvidar quién fue y donde estuvo.

– Es muy meritorio para alguien salir de la cárcel y reintegrarse a la sociedad, superar obstáculos, sentirse parte de algo, no es así? – le pregunté

– Sin dudas, volver a abrazar a mi familia en paz, reencontrarme con viejos amigos, con el barrio, jugar un picadito el domingo, qué se yo. – respondió mirando a lo lejos

– Mi historia es bien diferente, aparentemente teniéndolo todo, no puedo hacer mi vida, me siento trancada. – le comenté mirando hacia el suelo

– Entiendo.. algunos mucho y otros poco, parece ser una regla en nuestra sociedad.. – aludió

– Sí, la sociedad, el país, el mundo, cambian constantemente. Me preparé para un mundo que ya no existe. No encuentro un lugar aquí, y no me gusta vivir bajo el ala de nadie. – repuse

– Yo también me preparé para algo que no encontré, estudié, intenté ser alguien, y me di cuenta que habían mil como yo, y que para esos mil habían laburos de 14 horas, en lugares inhóspitos y sin posibilidad de chistar, sino: “fuera, rajá de acá”, era lo usual.. – me dijo

– Ahá.. y luego de eso qué pasó? – le pregunté

– Pasó que rajé, me cansé de insistir, di la vuelta de la esquina, y entonces otro mundo me abrazó, y yo me entregué a el, y no era precisamente el camino de Dios – respondió

– Entiendo, y cometiste delitos graves?

– No, hurtos básicamente, hasta que me agarraron. Ahí mi vida cambió. La cárcel no es lugar para nadie… Y aquí estoy, reiniciando mi vida desde cero, como cualquier hijo de vecino, dejando atrás un mundo que no prosperó, para sembrar nuevas semillas. Y a vos que te pasa? – me preguntó

– Yo, bueno, no estuve en la cárcel, pero creo que cualquier cosa sería mejor que seguir viviendo como ahora… como un parásito para mi familia. Verás, estoy desempleada hace más de un año, y si bien he tenido algunas oportunidades de empleo, no prosperaron, a pesar de mis esfuerzos. – le dije

– Ahá, estás desilusionada de la vida, por lo que veo. – respondió

– Exacto, quiero abrir mi rumbo, cumplir mi sueño de bancarme yo misma, dejar de sentir que vivo gracias a mis viejos, a lo buenos que son, para tomar por fin las riendas de mi vida, hacer lo que me plazca, en el momento que me plazca, así tenga que laburar 10 o 12 horas al día, no me importa. Dejar de ser “la hija de” y comenzar a ser yo misma, de una vez y para siempre. – le comenté

– Todos queremos eso, amiga, es el sueño del pibe, no joder a nadie, vivir tranqui para el resto de tu vida, con un salario digno, que te de abrigo y pan, para vos y para tu familia. Que te permita tomarte una con tus amigos, que tus botijas estudien, que no te pelees con tu pareja por 2 pesos de vuelto… en conclusión: que te dejen vivir, que no te saquen el pan de la boca. – me contestó

– Tal cual, eso es lo que quiero, pero parece que los estudios, la experiencia, la voluntad, no alcanzan en mi caso, cada vez que leo los avisos laborales, siento que mi curriculum está obsoleto, que tengo que ponerme a estudiar para conseguir una oportunidad, pero para eso, para estudiar, necesito plata, un laburo que me de para estudiar lo que piden en el diario, y vuelvo a lo mismo… un laburo, el que sea, pero no lo consigo… y las veces que lo conseguí lo perdí. – le dije

– Claro, y en todos lados te dicen “como puede ser que no consigas laburo?”, no es así? – me preguntó

– Acertaste, y yo soy muy responsable, no me gusta que me cataloguen de vaga, inútil o incompetente, por eso insisto todos los días postulándome en mil y una webs de empleo, en el diario el gallito y en empleos públicos, y me presento a las entrevistas de las empresas que me llaman. Luego espero que ocurra el milagro, comenzar en un lugar, entrar con el pie derecho y cambiar mi vida. – contesté

– Pero no desistas, ya vas a conseguir, te va a llegar tu oportunidad, no desesperes.

– Sí, por eso estoy aquí, pero por momentos, recordando malas experiencias laborales, jefes que me hirieron con sus juicios y evaluaciones, que cortaron mis alas en pleno vuelo, me dan ganas de tirar todo por la borda, no sé si me entendés.

– Sí, claro que te entiendo, desistir de la vida, renunciar a todo. – contestó

– Exacto, lo he pensado, no quiero seguir sufriendo, quiero vivir mi sueño, sin hacer daño a nadie, ser yo misma, teñirme el pelo de verde y ponerme una minifalda fucsia, sin que mis vecinos que me vieron nacer piensen “la hija de fulano se volvió loca”, y sin que mis viejos juzguen para mal o para bien mi forma de ser, me entendés? que no se metan más en mi vida, ya bastante me han ayudado, y ya es hora que despegue del nido, o un día me voy a despertar sin ganas ya de hacerlo… – le dije

– Te entiendo, claro, yo también tuve la fantasía de terminar con todo, y parecía ser lo único que había… Es más, ahora mismo es una idea muy seductora, ¿y si nos matamos todos? yo, vos, el guardia de la puerta que no debe ganar ni dos mangos, el vendedor de lentes truchos de la esquina, que tiene mas entradas a la comisaría que puntos ves en mi cicatriz… como verás, somos muchos en la misma… – fue su respuesta

– … Me dejaste pensando… – le contesté – Parece ser que matarse no es la solución de verdad… no es así? si bien las estadísticas dan un alto número aquí en Uruguay, pero qué han logrado los que se mataron? solucionaron sus problemas? Donde estén, seguirán maquinándose, preguntándose porqué no pudieron cumplir sus sueños? – le pregunté

– No lo sé, lo que sí se, es que tus sueños, los míos y los de todos, están aquí, en este mundo, que aunque duela en los huesos, es el que nos toca vivir, y donde aún podemos ser felices, todos juntos, con una única condición: no construyas tu felicidad en la infelicidad de tu hermano, todos podemos ser felices cuando comprendamos que todo lo que necesitamos es amor. Ahí todo renacerá, nuestras vidas serán de reyes, pero reyes sin súbditos, reyes de la vida, de la fraternidad, de la paz, del amor.

Y entonces, llamaron mi número desde un escritorio, y a él lo llamaron desde otro. Luego no lo volví a ver, pero recuerdo sus palabras, una vida de reyes, pero reyes sin súbditos, los reyes de nuestros sueños, de nuestra vida, en paz y hermandad. Algun día nos reencontraremos, en ese mundo, amigo. Si Dios quiere, y Dios siempre quiere que seamos felices, así que sin dudas, así será.

***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Estadísticas del blog

  • 53,096 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 72 seguidores

Follow una terrícola on WordPress.com
fulanitoviajero.com

Otro sitio realizado con WordPress

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Vivir en Salud y Bienestar Naturalmente

¡ Bienvenid@ a disfrutar de una mayor calidad de vida !

ScritoradeletraS

Letras convertidas en palabras para soñar y volar

Cuasipoemas

por Eric Urias

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

MIS RELATOS CORTOS

Relatos más o menos cortos.

Mil y una poesías

Un lugar para todo aquel que ame la poesía, quiera deleitarse con mis poemas y sentir la belleza de las palabras en su interior.

una terrícola

reencontrarnos para reconocernos, reconocernos para reencontrarnos

El Ático del Alma

Tu corazón es libre ten el valor de escucharlo

Apuntes del Capitán Desperado

Mis vivencias, reflexiones y poesía.

NoEsUnCuento

¿Crees que no puede ser?

Hojeando Vida

Como una tarde de sábado para respirar emociones y vivir las verdades.

soy lo que soy

Mi mundo atravez de fotografías, arte y letras ~❤️~

THE BIG BLOG THEORY

Uno es lo que ama, no lo que le ama.

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

nadaytodopersonal

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

A %d blogueros les gusta esto: