el invierno está por comenzar

llegué y la vi, estaba como siempre sentada con pluma y papel en sus manos, pensativa, ida podria decirse. la mayor parte del tiempo miraba por su ventana para apreciar el oscuro y al parecer calmo paisaje, eso parecía motivarla para alcanzar nuevamente el papel, y era en esos instantes cuando su mirada adquiría un tono.. desquiciante, sí, esa podría ser una descripción acertada. luego transcurrían algunos momentos en que ella bajaba la cabeza y se ensimismaba en quién sabe qué lugar recóndito de su particular y enigmática existencia.

su figura era esbelta y su andar pausado, y se podría decir que un dejo de melancolía era su signo más predominante. su rostro denotaba una larga hilera de sucesos, acontecimientos que si bien le imprimían marcas notorias, no lograban aún quitarle el deseo de vibrar en la frecuencia de ese lugar, que se sugería como hecho a su imagen.

la habitación daba al fondo de una gigantesca casona antigua, olvidada ya desde generaciones y propiedad ahora simplemente de todo ser que osara penetrar en ella. no caería en la exageración si dijera que resulta un completo milagro que esa habitación se conservara en ese estado, prácticamente inmaculada, en comparación con el deterioro natural y esperable del resto de la finca. salvo las clásicas telarañas en los rincones y las inevitables sombras de humedad en el techo, todo parecía tal como su último habitante la había dejado.

un antiguo piano de cola con un pequeño cuadernillo de melodías, una mesa redonda de madera masciza con tres sillas haciendo juego, sobre la cual, con un poco de atención aún se podían distinguir viejos símbolos de quién sabe qué antiguo ritual, eran los elementos que conformaban el mobiliario, al que se le sumaba un viejo y cómodo sillón en tela labrada, de esos por los cuales el tiempo milagrosamente se apiada y no deja huella alguna, salvo en la madera de sus patas, donde las marcas denotaban una larga existencia. en la pared se veía un enorme cuadro con un bello y antiguo paisaje veraniego, el cual desentonaba enormemente con el ambiente brumoso y por momentos fantasmal, de aquel lejano y perdido sitio a donde ella acudía a menudo en noches de luna llena.

ella comenzaba su ritual en la medianoche y terminaba entrada ya la madrugada, cuando su inspiración parecía llegar a su fin, o bien cuando el más tenue rayo de sol se insinuaba tímidamente por la ventana. en ciertas ocasiones parecía dibujarse una tímida sonrisa en sus labios, la cual mantenía solo por breves y ciertamente mágicos instantes. cuestionándome  a que se debería ese puntual gesto, luego de un tiempo considerable de pensarlo, puedo decir que no encontré respuesta más válida que el hecho de sentirse lejanamente espiada, de saber que alguien, desde algún recódito lugar, la estaría observando, estaría intentando descifrar su increíble comportamiento, pero sin acercarse, sin hablarle, sin conocerla en absoluto.

sí, solamente una lejana presencia que la espía, involuntariamente, sin motivos ni intereses específicos.  casi por impulso podría decirse, cada vez sintiendo menos control de mis actos, sobre todo ahora, al contemplar el cuadro completo, sintiéndome un poco el pájaro de exótico plumaje, con tonalidades que alternan los pesados grises con los intensos  violetas, y que volando increíblemente despacio para su gran tamaño, ahora está pasando a muy poca distancia de su ventana, lo cual lejos de intimidarla, solo le roba momentáneamente su atención.

de acuerdo a su aspecto, podría tratarse de una reliquia viviente procedente de una primitiva especie de aves, los palhirughiries, reverenciada desde tiempos inmemoriales por perderse completamente entre las nubes, al parecer sin temer ni siquiera al más fuerte de los vientos,  para luego pasar a ser temidos por su aspecto grotesco, pero principalmente por una vieja leyenda donde se los relaciona con la desaparición completa de todo un poblado, donde la única pista encontrada al parecer, fueron huevos de esta ave en las casas de sus desaparecidos pobladores, junto a ciertas inscripciones hechas en un lenguaje totalmente desconocido, y que hoy ocupa únicamente a viejos e insistentes intelectuales empeñados de generación en generación en encontrarles su verdadero significado, develando así finalmente el misterio.

otras veces me siento ese frondoso y voluminoso  árbol que la acompaña desde su ventana, moviéndose al compás del viento, en un lento y podría llegar a decirse, hipnótico movimiento, del que brota una melodía cautivadoramente grave. este compañero de experiencias noctámbulas se asemeja tanto a los phargelhires, especie selvática pero adaptada a diferentes climas, como a los phaghireleos, especies hermanas que se diferencian solo por las tonalidades de sus hojas en el otoño, que en los primeros tiende a los anaranjados y en el segundo a los violetas. sin dudas podría decirse que los antiguos dueños de este lugar eran amantes de las especies exóticas, eligiendo aquellas que mejor se adaptaban al desafiante clima del lugar.

cabe mencionar que en ciertas ocasiones también me he llegado a sentir su pluma, sí, ese pequeño objeto que ella toma en sus alargadas manos de finos dedos, y hace vibrar con quién sabe qué grandilocuentes elucubraciones nocturnas, imprimiéndolas en sus inmaculadas hojas de papel.

también es interesante agregar que en época de primavera, es cuando el paisaje se completa por un persistente aroma a Gharuvishaia, una silvestre flor exótica, que solo abre sus intensamente azulados y finos pétalos en la noche, dejando un aroma perturbadoramente irreal, solo semejante a cierta especie de rosa primitiva silvestre ya extinguida en nuestros tiempos. pero sin dudas, la antigua leyenda que se yergue en su nombre es lo que la ha convertido en la preferida de ciertos círculos de investigadores de misterios naturales. según parece, estas flores se han encontrado intactas en ciertas tumbas milenarias profanadas en busca de riquezas, en las cuales, según narra la leyenda, los signos físicos de deterioro del difunto se han visto notoriamente disminuidos.

pero es durante el invierno, más precisamente en los días más gélidos y tormentosos, cuando ella parece alcanzar su más alto grado de inspiración, permaneciendo más tiempo y dando a luz sus más inquietantes y oscuros escritos. es en esa estación también cuando ocurre algo sustantivamente curioso, las nubes parecen verse muy de cerca en ese sitio, incluso podría llegar a decirse que parecieran venir prácticamente atraídas por ella.

debo admitir que a veces fantaseo con sus escrituras, intento imaginar qué dicen esas hojas que ella cuida con celoso afán. pero luego vuelvo a la realidad de saber que aunque las leyera, no hablamos el mismo idioma, por lo cual mi inquietud solo se incrementaría aún más. además no quisiera tampoco generar ni siquiera el más imperceptible de los cambios en sus objetos, debo tener presente mi lugar de espía silencioso.

pero sin embargo, me consta que en alguna oscura y fría noche de tormenta, ella dejará una hoja por descuido, y yo me atreveré a tomarla entre mis manos, y talvez también logre comprender al menos una de las palabras que componen sus intrincadas emociones, transformadas en prosa o verso, y ahi entonces, quizás yo, como en un impulso incontenible, atraviese el aura de ese preciado objeto de deseo que ella acunó sobre su falda llenándolo de ella misma. y sé además que ese puede llegar a ser el momento más importante de toda mi existencia, y hasta me atrevería a jurar que esas líneas dirán algo sobre mí, algo que ni yo conozco, pero que marcará un principio y un fin para ambos.

el invierno está por comenzar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Estadísticas del blog

  • 48,565 visitas

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 72 seguidores

Follow una terrícola on WordPress.com
fulanitoviajero.com

Otro sitio realizado con WordPress

El blog de Fabio

Baluarte literario y cultural

Vivir en Salud y Bienestar Naturalmente

¡ Bienvenid@ a disfrutar de una mayor calidad de vida !

ScritoradeletraS

Letras convertidas en palabras para soñar y volar

Cuasipoemas

por Eric Urias

PROVERBIA

"Crítica Social, Lírica y Narrativa"

MIS RELATOS CORTOS

Relatos más o menos cortos.

Mil y una poesías

Un lugar para todo aquel que ame la poesía, quiera deleitarse con mis poemas y sentir la belleza de las palabras en su interior.

una terrícola

reencontrarnos para reconocernos, reconocernos para reencontrarnos

El Ático del Alma

Tu corazón es libre ten el valor de escucharlo

Apuntes del Capitán Desperado

Mis vivencias, reflexiones y poesía.

NoEsUnCuento

¿Crees que no puede ser?

Hojeando Vida

Como una tarde de sábado para respirar emociones y vivir las verdades.

soy lo que soy

Mi mundo atravez de fotografías, arte y letras ~❤️~

THE BIG BLOG THEORY

Uno es lo que ama, no lo que le ama.

rojoutopico.wordpress.com/

Blog de opinión igualitaria, social y política de un tipo Feminista, Galileo y Anticapitalista.

nadaytodopersonal

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

A %d blogueros les gusta esto: